Una villa marinera repleta de naturaleza, cultura y aventura: Ribadesella

Pocas villas son más sonadas en la costa norte de España que Ribadesella. Un tesoro de encanto marinero y rica historia situado en un entorno natural único. No son pocos los motivos por los que una visita a la localidad asturiana es un “must” en toda regla para quienes decidan explorar la región. Entre sus calles, paseos y alrededores encontrarán un sinfín de planes, experiencias y actividades con las que disfrutar al máximo su estancia. Además, es un destino perfecto tanto para ir con amigos, en pareja o en familia. ¡Te avisamos de que la mayoría de las personas que viajan a Ribadesella, vuelven!

Lo primero que cualquiera se pregunta a la hora de organizar un viaje, en este caso un viaje que pase por esta preciosa villa, es qué ver y hacer en Ribadesella. Y a esto es a lo primero que queremos dar respuesta:

¿Qué ver en Ribadesella?

Pasear por Ribadesella es toda una experiencia. Cada rincón de la villa desprende retazos de su interesante historia marinera e indiana. Ya sea por su arquitectura, por sus maravillosas vistas al Cantábrico, por su gastronomía o por su ambiente acogedor, Ribadesella enamora al visitante. Y qué decir de su ubicación, puerta de entrada a los imponentes Picos de Europa y punto de desembocadura de unos de los ríos más sonados en la región: el río Sella. En Ribadesella el mar y la montaña se unen de una manera especial, conquistando los flashes de las cámaras.

¿Y qué es lo que nadie se puede perder? Aquí te nombramos los principales atractivos del municipio, aunque sin dejar de insistir en lo recomendable que es “patearse” cada calle, rincón o paseo marítimo. ¡Qué bonito es dejarse sorprender!

  • Centro histórico de Ribadesella: desde la Plaza de la Reina María Cristina, con el Palacio de Prieto Cutre del siglo XVI, pasando por la calle López Muñiz, hasta la Plaza de la Iglesia, presidida por la Iglesia de Santa María Magdalena. Tampoco te puedes perder la arquitectura de la calle Manuel Fernández Juncos o de la Plaza de la Atalaya.
  • Paseo de los Vencedores del Sella: impresionantes vistas a la ría de Ribadesella y la otra orilla de la localidad. Además, en el paseo se encuentra ubicada la escultura que rinde homenaje al Descenso Internacional de Sella.
  • Paseo de la Grúa: agradable camino que discurre en paralelo al Sella hasta el mar, en el que maravillarse con atractivos como los murales de Antonio Mingote, con los momentos más importantes de la historia riosellana, o deleitarse con una de las mejores vistas panorámicas de la villa.
  • Ermita de la Virgen de la Guía: una vez completado el Paseo de la Grúa, es posible acceder a esta encantadora ermita situada en lo alto del Monte Corberu. ¡Las vistas dejan sin aliento!
  • Playa de Santa Marina: comenzando en la misma desembocadura del Sella, esta playa recorre gran parte de la villa. Cuenta con un precioso paseo marítimo en el que disfrutar de las vistas del mar y de las magníficas casas de indianos que aún hoy se conservan en perfecto estado en primera línea de playa.
  • Barrio del Portiellu: antiguo barrio de pescadores por el que pasear entre estrechas y pintorescas callejuelas repletas de casas de colores. Además, en este barrio se encuentra una peculiar escalera: ¡seguro que la has visto en muchas fotografías! Es la ya famosa escalera de colores de Ribadesella.
  • Mirador de la Cuesta, desde el que admirar el casco histórico de la villa; y Paseo del Malecón: marisma repleta de pasarelas y torretas de madera desde las que observar las numerosas aves migratorias que descansan en la zona.

¿Qué ver cerca de Ribadesella?

Alrededor de Ribadesella pueden encontrarse numerosos puntos de interés, ¡aquí te dejamos solo algunos de ellos!

  • Cueva de Tito Bustillo.
  • Cuevona de Cueves.
  • Playa de la Vega, la Espasa y la Griega.
  • Lastres.
  • Llanes.
  • Bufones de Pría.
  • Playa Gulpiyuri.
  • Mirador del Fitu.
  • Picos de Europa.
  • Cangas de Onís.

¿Qué hacer en Ribadesella?

Ahora que ya sabemos qué se puede ver en Ribadesella, queremos hacer hincapié en que disfrutar de sus atractivos no es el único plan que ofrece la villa. Probar la gastronomía asturiana, degustar una buena sidra y vivir una buena aventura son sólo algunas de las citas que cualquiera puede marcarse en su visita a Ribadesella. Porque sí, el municipio también se presta a la aventura.

  • ¡Rutas en moto de agua por la costa de Ribadesella! ¿Qué te parece el plan? Una vez en la villa solo tendrás que acercarte a la oficina de Cangas Aventura para vivir una experiencia impresionante. Experimentarás la adrenalina de conducir una moto de agua en pleno mar Cantábrico y alucinarás con las vistas de la costa de los dinosaurios o el acantilado del infierno.

¿Y qué hacer en Ribadesella cuando llueve?

¡Estás en Asturias! La lluvia forma parte del encanto de la región, así que saber disfrutar de ella es una mentalidad de éxito. No obstante, para quienes no les guste mojarse, pueden, desde visitar una sidrería tradicional y probar su maña al escanciar, hasta acercarse al Museo del Jurásico de Asturias, situado muy cerca de la villa. ¡En Ribadesella hay opciones para todos los gustos!

Ribadesella ofrece una amplia gama de actividades y lugares para descubrir, tanto si te apasiona la naturaleza y el deporte como si buscas sumergirte en la historia y cultura de la región. Tras este post, esperamos que hayas podido trazar el plan para tu próxima visita. Te aseguramos algo: ¡la experiencia será inolvidable!

Deja un comentario